Prótesis de Disco Cervical

La cirugía de artroplastia cervical (ADR) es la sustitución del disco intervertebral cervical afecto por un dispositivo intervertebral que mantiene las propiedades de movilidad fisiológica de un disco intervertebral sano.

INDICACIÓN:

La cirugía de ADR está indicada en pacientes relativamente jóvenes con hernia discal cervical, discopatia degenerativa leve / moderada en la que no hay artrosis de las articulaciones posteriores, o clínica de insuficiencia discal.

Clínicamente presentan dolor cervical +/- dolor irradiado en extremidades superiores, el dolor puede estar acompañado de dolor de cabeza y mareos.

 

CIRUGIA:

La técnica quirúrgica se realiza por vía anterior con una pequeña incisión de unos 4 cm, en la zona antero lateral del cuello. En el abordaje se rechazan de forma roma las estructures viscerales y vasculares hasta llegar a la zona anterior de la columna vertebral cervical. Se localiza el disco afecto mediante Rx y se procede a la extracción completa del disco y osteofitos que provocan compresión neurológica. Finalmente se inserta la ADR en el espacio intervertebral bajo control Rx.

 

POSTOPERATORIO:

Los pacientes suben a la habitación con un drenaje, que es retirado a la mañana siguiente. Inician la sedestación y deambulación progresiva a las 6 horas de la intervención. Siendo dados de alta a las 24 horas. Posteriormente se retira el punto de la sutura intradérmica a los 15 días de la cirugía y los pacientes pueden retornar a sus actividades habituales al mes y medio de la intervención (este tiempo dependerá del tipo de Trabajo del paciente).

 

COMPLICACIONES:

Las complicaciones inmediatas son las secundarias a la vía de abordaje: disfonía transitoria, sangrado y dificultad en la deglución por la inflamación provocada por la cirugía y/o la intubación. Las complicaciones a largo plazo serian el mal funcionamiento de la prótesis cervical, la extrusión de la misma o la fusión espontánea  del segmento operado por calcificaciones anteriores a la prótesis.